jueves, 8 de marzo de 2018

Carta de una Estudiante Universitaria con Síndrome de Asperger a su Profesor






Querido/a docente:

¿Qué sentido tiene que nos califique de "vagos", que aparente preocupación (sincera o no) por nuestro rendimiento, que se mofe de nuestras falencias en base a una nota que si bien es nuestra responsabilidad, que si bien permite tener una idea de cómo estamos pero no nos representa, si usted también contribuyó a obtenerla? Sí, usted también contribuyó y perdón que se lo diga. ¿Sabe cómo? Dejándonos SIN GUÍA. La guía, en el ámbito educativo, no es fomentar el facilismo, la mediocridad que tanto daño hace y se repele, no, la guía es ORIENTARNOS para comprender qué conocimientos son los que realmente tienen valor y aplicabilidad. Si nos bombardean de teoría que muchas veces NO entendemos porque NO nacimos aprendiendo, porque NO todos tenemos las mismas capacidades, que lo único que hacen es confundirnos, y no nos ayudan a entender qué de todo ese acervo es lo que requerimos al momento y para la vida ¿cómo cree que podemos rendir? Si por cuestiones de tiempo debemos memorizar cantidades irracionales de información, casi sin asimilar (por las mismas cuestiones de tiempo), y nos empujan a únicamente memorizar para el momento ¿cree que se está educando? En lo absoluto. Se nos está preparando para aprobar exámenes (es decir, pasar un semestre) y luego acentuar los vacíos que se vuelven cada vez más difíciles de superar. Y eso no es ni será pedagógico...



Vigotsky, que estoy segura que como docente conoce, mencionaba en su teoría el andamiaje que se debe producir para consolidar conocimientos a través de pares capaces y, obviamente, el mentor. Si no están sólidos los elementos de la cadena, no hay aprendizaje. Créame, no tenemos cadena porque ni siquiera tenemos elementos para crear la cadena, porque no tenemos idea de qué partes unir y qué no de ese finísimo reloj suizo llamado 'saber'. En otras palabras, no hay andamiaje, no hay aprendizaje. Y usted sólo nos manda a leer (porque asume y afirma que no hemos leído) lo que de seguro ya vinimos leyendo reiteradamente sin poder entender. Pero para usted sólo es vaguería... Vamos, a ciertos niveles de la malla de una carrera es difícil que el estudiante no esté comprometido con su estudio. Lo menos que se hace, también por cuestión de tiempo, es leer, pero, nuevamente, sin guía equivale a nada. Y estudiar "a pie de letra", sólo para aprobar, sintiendo un profundo dolor y un gran cargo de conciencia. Porque además no se piensa en la desigualdad de condiciones que enfrentan sus educandos, no se piensa que hay quienes tienen que cuidar hermanos porque quizás no cuentan con padres o tutores, o quienes tienen su propia familia y no pueden delegar, o quienes viviendo solos no se adaptan, luchan con los momentos más difícil que se puede vivir en una soledad a la que bo están acostumbrados por más tiempo que vivan solos (considerando que en general rige el instinto gregario), o quienes cursan con duelos, con depresión, con problemas de salud física o mental, etc. No, no se piensa en eso. Se considera que el estudiante, sentado tras el pupitre, es un "a-lumno" (sin luz), que no tiene vida, que no tiene ilusiones y que no se esfuerza. Se nos obliga a ser un robota absorbe-todo, para luego reproducir incluso las taras...




Perdóneme que me tome el atrevimiento de mencionarlo, querido/a docente, no es mi intención interferir en su ejercicio, ni mucho menos importunar, pero sí cuestionar aquello que es susceptible a ser cuestionado, porque algo de eso llegué a conocer -a través de mi estudio-, y porque estoy comprometida con mi educación y con la educación de generaciones futuras. No es un ad verencundiam, por si acaso, porque evidentemente la prueba de autoridad es siempre discutible y nunca axiomática, es simplemente una evidencia, a través de quienes se dedicaron a indagar el campo del aprendizaje, invirtieron tiempo y esfuerzo en investigar para proporcionar estrategias para mejorarla, de que las cosas deben cambiar. La excusa de que la otrora educación era así, siempre fue así, que así lo formaron y considera que fue bueno no es un argumento, no tiene base en una época de cambios vertiginosos y sobre todo EVOLUCIÓN. Es una falacia institucionalizada que nos ancla al pasado e impide progresar. Es como asegurar que porque a los niños de antaño los criaron a punta de acción-reacción, ignorando su inteligencia, capacidad resolutiva y su integridad como seres humanos, fueron bien criados, cuando al primer incidente en situaciones triviales como un partido de fútbol o un evento de tráfico se refleja las "maravillas" de esa crianza arcaica e irracional. Es inadmisible seguir propendiendo y peor defendiendo ese tipo de discursos. Y así de absurdo es mantener modelos educativos nocivos y desfasados.
Independientemente de la carrera, el aprendizaje en el ser humano se basa en procesos. Se haga lo que se haga o se diga lo que se diga, es así. Inclusive en los llamados superdotados, el aprendizaje tiene procesos que deben seguirse ordenadamente. En otras palabras, el aprendizaje en el ser humano es proceso. Si usted mi querido/a docente, lo entiende, sabrá que su papel es más importante que decir cuatro palabras exclusivamente dirigidas a lastimar el autoestima del educando como si al hacerlo lo motivara a ser mejor cuando ocurre lo contrario. Si usted mi querido/a docente, entiende que diversificar no es malo, que enseñar con asombro es lo mejor, se sentirá orgulloso de ser más que un docente, un maestro. Y tendrá la certeza de que el profesional resultante será de los mejores, con valores y con amor por lo que hace que es el requisito fundamental para la excelencia.

Escrito por AKVO.

Nota:
Hago clases de dibujo (retrato)
Niños 6 a 12 años
Horarios y lugar  por definirse
0987845311
Ambato-Ecuador.